Mitos/Hechos

Mito
Mis padres ganan demasiado dinero, así que no voy a calificar para ayuda.

Hecho
No hay un corte de ingresos para calificar para ayuda federal para estudiantes. Se toman en cuenta muchos factores además del ingreso, desde el tamaño de la familia hasta la edad del padre o madre que sea mayor. Y recuerde: cuando llena la solicitud gratuita para ayuda federal para estudiantes (FAFSA) también solicita automáticamente fondos de su estado y de su escuela. De hecho, algunas escuelas ni siquiera lo considerarán para alguna de sus becas (incluidas las becas académicas) hasta que haya enviado una FAFSA. No suponga lo que va a recibir; complete la solicitud y averígüelo.

Mito
Solo los estudiantes con buenas calificaciones reciben ayuda financiera.

Hecho
Aunque un promedio elevado puede ayudar con becas académicas y otros apoyos basados en el mérito, muchos programas de ayuda para estudiantes no toman en cuenta las calificaciones del estudiante. Siempre y cuando el estudiante mantenga un desempeño académico satisfactorio en su programa de estudio, ayuda federal para estudiantes ayudará a un estudiante con un registro académico promedio para que complete su educación.

Mito
Estoy demasiado viejo para obtener ayuda financiera.

Hecho
Los fondos de la mayoría de los programas de ayuda para estudiantes se dan con base en la necesidad financiera, no en la edad. Los estudiantes adultos también pueden obtener ayuda financiera, así que asegúrese de llenar la FAFSA.

Mito
Es demasiado difícil llenar el formulario.

Hecho
Si necesita ayuda, puede acceder a un chat privado en línea y en tiempo real con un representante de servicio al cliente. Si llena la FAFSA impresa, puede obtener ayuda de: un asesor de preparatoria, de la oficina de ayuda financiera en la escuela a la que planea asistir o en 1-800-4-FED-AID. Y recuerde que FAFSA y todos estos recursos de asesoría son GRATIS.

Mito
No hay ayuda suficiente para todos.

Hecho
La cantidad de ayuda disponible para los estudiantes universitarios aumenta cada año. Existen también muchas becas y subvenciones diferentes estatales y privadas que administran los colegios o universidades que las otorgan ellos mismos.

Mito
Mis padres tienen dinero ahorrado para mi educación superior, así que no recibiré ningún apoyo.

Hecho
Los ahorros del estudiante y de la familia no se consideran un factor cuando un colegio decide si un estudiante califica para un préstamo federal Stafford sin subsidio. Y cuando se trata de otros apoyos, la fórmula federal tiene asignaciones de protección para una parte de los ahorros y los activos. Según la metodología federal, no se espera que los padres sacrifiquen su patrimonio ni sus ahorros de jubilación para ayudar a pagar la educación de su hijo.

Mito
A los colegios o universidades no les importa cuántos hermanos tengo o tendré en la universidad.

Hecho
De hecho, tener dos o más personas en el colegio (sin contar los padres) aumenta considerablemente las posibilidades de que una familia reciba ayuda financiera. Es más, la aportación esperada de la familia (el estimado de la capacidad de la familia para pagar la universidad) podría reducir en un 50 por ciento.

Mito
La ayuda que se me concede es final.

Hecho
No necesariamente. Las políticas de su escuela para revisar la concesión de ayuda varían ampliamente. Todas las escuelas revisarán su concesión si se empleó información imprecisa en el proceso de solicitud. Debe corregir cualquier discrepancia en la información que haya en su solicitud, pero consulte con su colegio sobre el proceso que emplean. Si su situación financiera o las circunstancias familiares, debe comunicarse con su oficina de ayuda financiera para comentar los cambios y ver si se pueden usar dichas circunstancias para volver a determinar su elegibilidad. Su escuela le puede asesorar sobre los formularios y la documentación que sea necesario enviar.

Ayuda Financiera Localizador de Oficinas

Entra tu código postal para encontrar la oficina de ayuda financiera más cercana